Episodio #2 - La Riqueza está en los Nichos

photodune-2995269-target-your-customer-hand-s.jpg

En el episodio de hoy te platico la historia de una pequeña tienda de fotografía de Queretaro que tiene más de 18,000 visitas al mes en su página web.

Conocer al dueño me hizo recordar la frase "la riqueza está en los nichos", y hoy platicamos de tu importancia.

Recuerda que puedes escuchar, ver o leer el episodio aquí abajo.

AUDIO

VIDEO

Si te gustan los episodios, puedes inscribirte al canal de youtube dando click en el siguiente enlace: Inscríbete al canal: https://www.youtube.com/channel/UC2j1mW2vI9MetaW-9nJX1kg?sub_confirmation=1

TEXTO

Hola, ¿cómo están? Y bienvenidos a este segundo episodio del podcast. Este segundo episodio, que he titulado “La riqueza está en los nichos”. Algo interesante es que el podcast y estos episodios ni siquiera tienen un nombre. Es más, ni siquiera he grabado el primer episodio de este nuevo podcast. Pero es que, en mi primer episodio, voy a contar de qué se trata este nuevo concepto de Diego Alcubierre, qué servicios vamos a ofrecer, en qué te puedo ayudar, cómo te pueden servir los productos que vamos a crear…

Pero ayer me pasó una anécdota, que me dejó un aprendizaje muy interesante, que no quiero que se me olvide, y si luego me espero a tener toda la página lista (el nombre, el logo… todo lo que vamos a tener cuando lancemos esta nueva plataforma de Diego Alcubierre), lo que me pasó ayer se me va a olvidar. Por eso, este es el segundo episodio de un podcast que no tiene nombre. Pero el episodio sí tiene nombre. Es: “La riqueza está en los nichos”.

Entonces, les voy a platicar la historia. Antes, hay dos cosas muy importantes que les voy a avisar, como referencias, o background, de lo que vamos a hablar.  Primero, es que hay un autor, que se llama Seth Godin, que a mí me gusta muchísimo. Ya he leído, creo que cinco o seis libros de él. Él tiene como 15, tal vez, o algo así; pero yo he leído como cinco o seis. Son de marketing. Y dentro de esos libros, habla mucho de llevar la cosa a las orillas. O sea, no quedarte en lo normal o en lo que todo el mundo quiere, sino crear cosas que solo ciertas personas van a aceptar, o solo a ciertas personas les va a gustar. ¿Okey?

Esto es algo en lo que hemos estado trabajando, y de hecho todavía no sacamos el primer episodio de Diego Alcubierre, con este nuevo podcast, ni lanzamos la página hasta el momento, porque seguimos pensando mucho en esta parte, de cómo vamos a comunicar lo que queremos decir, de tal manera que le llegue a ciertas personas muy específicas. Y a esto le llama Seth Godin, push the boundaries. O sea, no te quedes en la zona de confort. Lleva hasta el límite tus ideas, y a quien le puedes llegar, y ayudar… Y cómo van y de qué se van a tratar tus servicios. Es algo que hemos hecho en otras empresas, con muchísimo éxito. Pero en esta ocasión, para lanzar este nuevo proyecto, queremos hacerlo más aún.  O sea, queremos llevar el concepto y la idea mucho más hacia los límites. ¿Okey?

Entonces, conforme vayan pasando estos episodios, conforme vayas leyendo, escuchando y oyendo lo que voy a estar creando, a lo largo de todo este tiempo, vamos a hablar mucho de esto. Tal vez vamos a hacer un episodio específico sobre esto, pero bueno… Si no hacemos algo específico, sí que va a ser un tema bien, bien recurrente.

Y lo segundo es el título de este episodio: La riqueza está en los nichos. Este título sale de que, en los marketers, en Estados Unidos, hay una frase muy famosa, que es: The riches are in the niches. O sea, la riqueza está en los nichos (de negocios). Ya ven qué inteligente soy para crear este tipo de cosas. Y habla un poco de lo mismo: Si yo me dedico, por ejemplo, al fitness. El fitness es un mercado súper hiper mega grande. Y de lo que habla esto de ‘la riqueza está en los nichos’, es de que, dentro del mundo del fitness, cómo puedo yo diferenciarme, o en qué nicho me voy a especializar. Puede ser que vaya a especializarme en el fitness para viejitos, o para embarazadas, o para que tengas el brazo súper mega marcado, o fitness para hacer iron mans… Y aparte, ese es como, digamos, el subnicho. Y luego, a ese subnicho podemos seguir pusheándolo. Podemos seguir llevándolo a los límites, que es de lo que estábamos hablando, de Seth Godin.

Por ejemplo, puedo decir: Okey; me voy a dedicar a ponerme bien mamado. ¿Okey? Ahora, dentro de eso, en qué más me voy a especializar, porque puedo pensar: Okey, voy a especializarme en la quetosis, ¿no?, que es como llenar tu cuerpo de proteínas y cosas por el estilo… (Yo no soy experto en eso. Solo he leído al respecto). Pero bueno, me voy a especializar en “productos de quetosis”, o en “ejercicios que puedes hacer en tu casa, sin ir al gym”. Y allí es donde empiezas a hacer un nicho, y a hacer tu propio mercado. No te vas a decir: “Ah, yo me dedico al fitness”, porque sí, hay un mercado muy grande, pero no le vas a estar hablando a nadie en específico, que es justamente de lo que se trata este episodio: “La riqueza está en los nichos”.

¿Y por qué se me ocurrió hablar de esto? Todo esto va, porque hablando, por ejemplo, de este concepto de Diego Alcubierre, nosotros nos dedicamos al marketing online, pero le vamos a estar hablando a personas muy, muy específicas. Todavía no tengo bien definido qué, pero creo que es bien importante grabar este episodio. Seguramente, cuando ya salga este episodio al aire, ya vamos a tener un primer episodio, ya vamos a tener súper definida esta parte, y bueno, vamos a tener en la página, en el “Quién soy”, en el club que estamos creando, en el “Empiece aquí”, en toda esa información, en todos los artículos que vamos a estar subiendo… Va a estar bien definido ese nicho al cual nos vamos a estar dedicando.

Pero bueno, ¿qué nos pasó ayer? Ayer fuimos a tomarnos unas fotos, para sacar una visa a Canadá. Pero acabamos en un lugar, en el centro de Querétaro, súper chiquito. Creo que es uno de los locales más chiquitos que he visto en mi vida. Tal vez medía dos metros de ancho, como mucho, por unos cuatro de largo. O sea, eran ocho metros cuadrados. Era un cuate, un inglés súper buena onda. Y ahorita viene la historia al respecto. Y te toma fotos.

Después de que estábamos allí, entendí por qué acabamos allí. Pero en un principio, dije: “¿Por qué no vamos a un lugar normal, donde nos tomemos las fotos para la visa canadiense?”. Bueno, el caso es que este cuate se dedica específicamente a hacer fotografías para pasaportes, visas, permisos y todo ese tipo de cosas, porque se sabe muy bien las dimensiones. Ya tiene sus templates en Photoshop y cosas por el estilo. Entonces, la embajada o el gobierno canadiense, en este caso, para la visa... Si vamos con él, vamos a estar prácticamente seguros de que nos van a aceptar las fotos. 

Lo curioso es que me empezó a preguntar, mientras estaba editando las fotos (ya que nos las había tomado a toda la familia):

—Oye, ¿y tú a qué te dedicas?

—Yo me dedico al marketing online, a los negocios en Internet.

—Ah —me dice—, ¿y eres programador?

Me empecé a reír. Le digo: “Pues, programador, como tal, no soy, porque hoy en día existen muchísimos softwares, que hacen que cualquier persona como yo, que no soy programador, pueda montar una página web y vender cosas por Internet”. Y es parte de lo que vamos a enseñar y de lo que vamos a meter dentro del club. Entonces, me dijo:

—Ah, ok. Entonces, ¿como que usas WordPress, o algo así?

—Pues sí, justamente.

WordPress es una de las herramientas que he estado usando desde hace mucho tiempo, y ahora también Squarespace. De hecho, la página DiegoAlcubierra.com está hecha en Squarespace. Y bueno, empezamos a platicar, y de repente me dice:

—Ah, sí. Yo tengo mi página, acá, en este localito (y yo: “bueno, el localito de ocho metros cuadrados”), y tiene 18 mil visitas al mes.

Y ahí fue cuando yo dije: “¿What? ¿Cómo?”. Ahí fue cuando me empecé realmente a interesar. Seguimos platicando, y yo le dije:

—Oye, a ver, platícame cómo es eso de que tienes 18 mil visitas al mes en esta página.

—Sí, mira.

Agarró su teléfono, abrió Google Analytics y me enseñó. Me dijo:

—Aquí está. 18 mil visitas al mes. Y es un negocio que no me deja tanto, porque yo también me dedico a la fotografía comercial…

Y yo:

—¡Wow! 18 mil visitas al mes, un local de ocho metros cuadrados, donde se hace algo súper súper específico, que es tomar fotos…

Bueno, tú tomas las fotos para lo que tú quieras. Ahí tiene un estudio, muy sencillo pero súper útil. Pero él se especializa en tomar fotos para pasaportes, visas y trámites ante diferentes gobiernos, ¿no? De hecho, me empezó a platicar que, en Holanda, ya te empiezan a medir la distancia entre los ojos, para saber si realmente eres tú, o si te has operado… Entonces, él se especializa en eso. Tiene todos los templates y los formatos. Y esa página, que ni siquiera ofrece un servicio que le pueda dar a alguien en otra parte de México o del mundo… Solamente para Querétaro, tiene 18 mil visitas al mes. Estamos hablando de alrededor de 240 mil visitas al año. Un cuarto de millón de personas buscan específicamente lo que él tiene. Entonces, cuando salimos de allí… Íbamos en el coche, de regreso a la casa, yo digo:

—¿No parece increíble este ejemplo de los nichos?

Nosotros estábamos allí, en el local. Y mientras estábamos allí, llegaron otras dos chavas. Y cuando nos estábamos yendo, ya había otras dos personas esperando, porque ya estaba atendiendo a las dos chavas. O sea, el cuate está todo el día trabajando. Y aparte se da el lujo de descansar de 2:30 de la tarde a 5 pm, para irse a comer y relajarse. Todo eso, porque tiene 18 mil visitas al mes, y una cantidad de clientes increíble. 

18 mil visitas al mes es muchísimo. Ya quisieran, muchísimos blogs y muchísimas páginas tener 18 mil visitas al mes: 240 mil personas al año, interesadas en tus productos y tus servicios. Tú, si tuvieras eso… Créeme que nosotros tenemos páginas con menos… O más o menos eso, entre 18 y 20 mil visitas al mes, y tenemos negocios súper prósperos… Por ejemplo, en la parte de energía solar… En uno de los blogs tenemos entre 20 y 22 mil visitas, la última vez que lo revisé, y es lo que nos ha permitido tener la vida que tenemos y generar toda la cantidad de dinero que tenemos, con 20 mil visitas al mes.

Entonces, ahí fue cuando me puse a pensar. Y le digo:

—Es que es increíble cómo un local de ocho metros cuadrados en Querétaro puede tener 18 mil personas interesadas en específicamente ese nicho de fotos.

Y, de hecho, me dijo:

—Sí, pues así lo encontré. Yo puse: “fotografías profesionales para visa canadiense en Querétaro”, y salió ¡pum!

Y así debe de tener muchísimas keywords, de las cuales él obtiene sus clientes. De hecho, ahorita que lo estoy recordando, también le sonó el teléfono como cuatro o cinco veces. Y él decía:

—Sí, sí. Aquí voy a estar hasta las siete. Tú ve. Aquí te tomo las fotos. Me tardo como 10 minutos por persona.

Y creo que costaba 110 pesos por foto, específicamente para la embajada que requería quien le hablaba por teléfono. A lo que voy con todo esto, es a que yo he leído muchísimas veces esto de the riches are in the niches. Lo hemos aplicado, hasta cierto punto, pero siempre que lo hemos aplicado, hemos tratado de generalizarlo un poco. Porque uno se pone a pensar: “No, pues yo necesito muchísimos interesados, porque solo le voy a vender a una fracción de ellos”. No sé si tú veas el programa The Shark Tank. Siempre, a mí me da mucha risa y me llama mucho la atención, cuando llegan y dicen:

—No, es que yo traigo este producto, que es una pluma. En el mundo hay dos mil millones de personas que usan plumas.

Y esa es su justificación, para pensar que hacer una nueva pluma les abre un buen mercado, porque tiene muchísimos millones de usuarios, en este momento. Pero, dentro de las plumas hay muchísimos nichos. No nos vamos a meter allí. Pero, a lo que voy es a que tú no necesitas tener dos mil millones. Y no tienes que pensar que, si te dedicas al fitness o a la energía solar… Por ejemplo, dentro de la energía solar, nosotros nos dedicamos a algo muy específico. No tienes que pensar que vas a dejar de tener interesados. ¿Okey?

¿Cuál es la ventaja de reducir tu nicho? O sea, puedes decir: Creo que es mucho mejor usar un nicho y dedicarme a algo que tiene 50 millones de seguidores, o un millón de interesados, a algo que tiene 20 mil interesados al mes. Y sí, en teoría es mejor. Pero, ¿cuál es el problema? ¿O cuál es la ventaja (más bien vamos a verlo de esta manera) de dedicarte a un nicho? ¿Qué vas a resolver exactamente para el problema que la gente está buscando?

¿Okey? Por ejemplo, regresemos al fitness. Si tú dices: “Yo me dedico al fitness”. Y de repente entra alguien: “Ah, perfecto. Yo estoy interesado en fitness”. Me meto y digo: “Ah, este cuate se dedica al fitness”. Me meto [a su sitio web] y solo vende cosas para viejitos, y vende cosas para mamás embarazadas y para gente con osteoporosis. Yo no cumplo con ninguno de esos perfiles. Entonces, me voy a salir de su página y él va a ver una visita. Va a decir: “¡Ah, tengo cien mil visitas al mes en mi página! Pero vendo un carajo, porque nadie está interesado en ello”. En cambio, si alguien tiene 10 mil visitas al mes, pero esas 10 mil visitas están interesadas exactamente en el servicio o el producto que tú ofreces, porque es la solución para ellos, va a ser mucho más probable que esas 10 mil personas te compren, en vez de las del millón de visitas que tenías.

¿Me explico? Entonces… No quería que se me olvidara esto. Creo que el aprendizaje de todo esto es: “Especialízate en algo, dentro de lo que tú haces”. No importa lo que sea. Sea fitness, recetas… O ya sea que seas programador. Por ejemplo… (Siempre, cuando estoy hablando, se me empiezan a ocurrir muchas ideas, y muchas cosas que he visto). Una vez me encontré a una persona que se dedica a crear páginas web para salones de belleza. Es lo único que hace. Si tú llegas y le dices: “Hola. Hazme mi página web. Yo tengo una escuela…”. O, “me dedico a hacer gelatinas”, te va a decir que no. “No. Muchas gracias. Yo me dedico a salones de belleza”. Y de repente dices: “¡Qué tontería! Está botando dinero a la basura”. Y sí, y no. ¿Por qué? Porque siempre que alguien que esté interesado en una página web de salones de belleza acabe en su página, lo más seguro es que le vaya a comprar. ¿Por qué? Porque dice: “Esta persona es experta. No solamente en hacer páginas web, sino en hacer páginas web para salones de belleza. Entonces, me va a entender mucho mejor, lo que quiero transmitir y cómo quiero mi página web, que un güey o una chava que hace páginas web para todo el mundo”. ¿De acuerdo? Entonces, este ejemplo es súper claro: Un local de ocho metros cuadrados, que toma fotografías en Querétaro, para trámites de gobiernos tiene 18 mil visitas y todo el día tiene gente.

Si hubiera puesto, por ejemplo: “Hago fotografías de tamaño infantil”, lo más seguro es que nosotros no la hubiéramos sacado allí, porque lo puedes hacer inclusive en la farmacia Guadalajara. Puedes sacarte fotos allí, pero no van a tener ese conocimiento ni esa experiencia sobre lo que específicamente [solicita] la embajada de Canadá o el gobierno, en este caso, de Canadá; cómo les gustan las fotografías para la visa.

¿De acuerdo? Entonces, esto es todo, el día de hoy. Para ver todos estos episodios, lo único que tienes que hacer es ir a DiegoAlcubierre.com o, si lo estás viendo en YouTube, inscríbete en nuestro canal de YouTube. Si estás escuchando en un podcast, inscríbete al podcast, para que no te pierdas ninguna de estas actualizaciones. Y en DiegoAlcubierre.com también te invito a registrarte a nuestro boletín. Allí contáctenme en Facebook:  HYPERLINK "http://www.facebook.com/DiegoAlcubierre" www.facebook.com/DiegoAlcubierre y por ahí podemos estar en comunicación. Vas a ver todo lo que subo; toda la información. Y, cualquier comentario, también será bien recibido; sea donde sea que lo estés viendo: sea en la página, si lo estás leyendo, si lo estás viendo en YouTube, si lo estás escuchando en iTunes o en donde sea…

Bueno, ahí nos estamos viendo. Esperen el episodio número tres. Si ya está este episodio número dos, ya va a estar también el episodio número uno. Si no lo has escuchado, te invito a escucharlo, para que conozcas mucho mejor todo este concepto, al que nos dedicamos: Cuál es nuestro nicho, dentro del marketing online y la enseñanza de negocios en Internet a las personas a las que nos dedicamos. Muchísimas gracias y que estén muy bien.